logo

Between es una empresa de servicios lingüísticos especializada en traducción jurada, con sede en Sevilla.

Calle Cuna 16, 1ª planta, 41004 · Sevilla (Sevilla)

Email: info@betweentraducciones.es

Teléfono: +34 684 069 214

Nombre (requerido)
Email (requerido)
Asunto
Mensaje

He leido y acepto la politica de privacidad
Leer Política de privacidad

La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales es para gestionar la solicitud que realizas en este formulario de contacto. Legitimación: tu consentimiento. Destinatario: los servidores de Webempresa dentro de la UE ( Ver su política de privacidad). El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Derechos: de acceso, rectificación, limitación, supresión, portabilidad y olvido de los datos escibiéndome a info@betweentraducciones.es. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mi página de política de privacidad.

Síguenos:

info@betweentraducciones.es

La traducción jurada del contrato de arrendamiento

Between Traducciones > Traducción jurada  > La traducción jurada del contrato de arrendamiento
traducción jurada del contrato de arrendamiento

La traducción jurada del contrato de arrendamiento

Siguiendo la línea de algunos artículos recientes, en los cuales os hablaba del contrato de trabajo y el contrato de compraventa, hoy quiero centrar nuestra atención en la traducción jurada del contrato de arrendamiento o contrato de alquiler, esto es, el acuerdo pactado entre el dueño de una propiedad y la persona ocupante del inmueble.

 

Tanto en el contrato de arrendamiento como en su traducción jurada no se puede omitir bajo ningún concepto aquella información relativa al importe del alquiler, el vencimiento del contrato o el modo de proceder en caso de desperfectos o incumplimiento por alguna de las partes. También, en algunos casos, es importante contemplar y dejar constancia de otros aspectos, tales como el pago de los servicios públicos, la admisión o no de mascotas u otros requisitos y restricciones que sean relevantes.

 

 

¿Qué dificultades presenta la traducción jurada del contrato de arrendamiento?

 

Dado el carácter regulador de este tipo de contrato, el campo de especialidad al que pertenece y las diferencias existentes entre los sistemas jurídicos de los distintos países, resulta imprescindible realizar una traducción correcta y precisa que, en ningún caso, puede dar lugar a equívocos. Y es que una mala traducción puede llegar a desembocar en el incumplimiento de una ley o alguna de las cláusulas que integran el contrato de alquiler.

 

Sin caer nunca en la literalidad, en la traducción de contratos, ya sea de inglés a español o cualquier otra combinación lingüística, hay que evitar las adaptaciones libres. Lo apropiado es respetar exhaustivamente el documento original. Además, se deben traducir los organismos, leyes y demás elementos a los cuales se haga referencia en el contrato de arrendamiento. Eso sí, conviene siempre incluirlos también en el idioma original.

 

En los contratos, como es lógico, abundan los términos y conceptos especializados que dificultan la labor de traducción. Por ello es tan importante contar con un traductor jurado cualificado y debidamente habilitado por el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación. Pero no cualquier traductor jurado, sino un traductor especializado en traducción jurídica que tenga unos conocimientos mínimos de derecho y, más concretamente, de derecho contractual.

 

Además, es importante que la redacción, dentro del grado de formalidad que requiere este tipo de traducciones, resulte comprensible para el destinatario, que no tiene por qué ser un experto en este ámbito de especialidad.

 

 

¿Cuándo necesito la traducción jurada del contrato de arrendamiento?

 

Pues, curiosamente, no siempre. Dependiendo del uso que le vayas a dar a la traducción, necesitarás una traducción jurada o una traducción jurídica (que puede parecer lo mismo, pero no lo es). Si, por ejemplo, la traducción del contrato de alquiler se va a presentar como prueba en un proceso judicial, es imprescindible que esta sea jurada, pero, si, por el contrario, quieres tener tu contrato de arrendamiento traducido porque en tu ciudad residen muchos extranjeros o diriges una agencia de alquiler de inmuebles, la situación cambia.

 

Y te preguntarás, ¿cuál es la diferencia entre una traducción jurada y una traducción jurídica? La respuesta es que en la primera cada página está firmada y sellada por un traductor jurado autorizado por el MAEC, y la segunda se presenta sin ningún elemento adicional más que la propia traducción. Además, las traducciones juradas incluyen una certificación al final del documento y se entregan impresas en papel timbrado.

 

No obstante, en ambos casos, es importante que confíes el trabajo a un traductor (sea este jurado o no) especializado en traducción jurídica, con los conocimientos, los recursos y la experiencia suficientes como para afrontar con éxito y buenos resultados el trabajo asignado.

 

 

¿Cómo puedo solicitar una traducción jurada?

 

Es muy fácil. Solo tienes que enviarnos una copia escaneada del documento que deseas traducir, bien por correo electrónico, bien a través de nuestro formulario de solicitud de presupuesto. Es importante que la copia escaneada sea legible, ya que facilitarás el trabajo del traductor jurado y se agilizará el proceso. Si lo que necesitas es una traducción jurídica (que no jurada), basta con que nos envíes el documento en formato Word.

 

Una vez que lo recibamos, analizaremos detenidamente el presupuesto, realizaremos un recuento de palabras y, en menos de una hora, te enviaremos un presupuesto detallado. Si estás conforme, solo tienes que confirmarnos el proyecto y te explicaremos paso a paso el modo de proceder. También resulta conveniente que nos indiques desde un principio el plazo y la modalidad de entrega (recogida en nuestra oficina de Sevilla, correo postal, mensajería, etc.).

 

 

¿Cuánto cuesta la traducción jurada de un contrato de alquiler?

 

Como decía en el punto anterior, lo primero que hacemos es un recuento de palabras. Y es que el precio de la traducción jurada dependerá, fundamentalmente, del número de palabras que conformen el texto, así como de la combinación lingüística. Los idiomas más extendidos, como, por ejemplo, el inglés o el francés, tienen un coste inferior a otros, como el ruso o el japonés.

 

También debes tener en cuenta que el precio de las traducciones juradas es algo superior al de cualquier otra especialidad (p. ej., la traducción jurídica o la traducción turística), ya que tienen carácter oficial y, como comentaba antes, están revestidas del sello y la firma del traductor jurado, lo cual conlleva una responsabilidad que no puede tomarse a la ligera.

 

 

¿Cuánto tarda la traducción jurada de un contrato de compraventa?

 

Este aspecto también está sustancialmente condicionado por el volumen de palabras y el par de lenguas de trabajo. Para que te hagas una idea, un traductor traduce una media de 2.000-2.500 palabras diarias y, generalmente, este es el dato que tomamos como referencia a la hora de estimar los días que necesitamos para realizar una traducción, sea esta jurada o no. Sin embargo, hay otros factores externos que pueden condicionar el plazo de entrega y que es importante tener presentes. Me refiero, por ejemplo, a la complejidad del texto, el hecho de que el documento original sufra alguna modificación a lo largo del proceso o la oferta de traductores. Ten en cuenta que algunos idiomas cuentan con pocos traductores especializados y, por consiguiente, el plazo de entrega suele ser mayor. Es el caso de, por ejemplo, el rumano o el portugués.

 

También puede ocurrir que el plazo indicado por el cliente sea tan limitado que nos obligue a trabajar a un ritmo muy superior al habitual. En estos casos, al precio de la traducción jurada o jurídica se añadirá un recargo por urgencia o por trabajo en fin de semana, llegado el caso. Por esta razón, mi consejo es que seas previsor, siempre que las circunstancias lo permitan. Tú invertirás menos dinero y el traductor dispondrá de tiempo suficiente para llevar a cabo el proyecto sin sobresaltos.

 

De lo que puedes estar seguro es de que siempre cumpliremos con los plazos fijados. Nuestra empresa de traducción entiende la puntualidad como una característica primordial en la ejecución del trabajo.

 

 

¿Cómo recibiré mi traducción jurada?

 

Como más te convenga. Puedes recogerla personalmente en nuestra agencia de traducción, cuya sede se encuentra en Sevilla, o te la podemos hacer llegar a través de la modalidad de envío que tú elijas (correo postal, mensajería o mensajería rápida). En el caso de las traducciones jurídicas, te la enviaremos por correo electrónico tanto en PDF como en Word, por si en algún momento deseas modificar algún dato.

 

Finalmente, si también necesitas la traducción jurada escaneada, te la enviamos sin ningún coste adicional. Eso sí, es importante que nos lo comentes antes de que te entreguemos el documento físico, ya que, si no, tendremos que presupuestarlo como una copia. Las copias adicionales tienen un coste equivalente al 25 % del precio original de la traducción jurada.

 

 

Espero que este artículo haya aclarado tus dudas acerca del proceso de traducción. De no ser así, puedes contactar con nosotros a través del teléfono 684 069 214, la dirección de correo electrónico info@betweentraducciones.es o nuestro formulario de contacto. Si, por el contrario, lo tienes claro y quieres que comencemos a trabajar cuanto antes en la traducción jurada del contrato de arrendamiento, pide presupuesto sin ningún compromiso y en menos de una hora recibirás nuestra respuesta.

No Comments

Post a Comment

Comment
Name
Email
Website

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.