¿Tu empresa se va a presentar a una licitación en Chile y necesita presentar una traducción jurídica de varios documentos? ¿Trabajas cada vez con más clientes internacionales y tienes que firmar contratos redactados en otro idioma? ¿No dispones de tiempo suficiente para traducir los documentos que pasan por tus manos? ¿Has tenido que contratar previamente la traducción de un documento jurídico y el resultado no ha sido el esperado?.

Servicio de Traducción Jurídica

La traducción jurídica o legal es una especialidad muy compleja y con una responsabilidad enorme, a la que no puede hacer frente cualquier persona. Si existe una disciplina de traducción en la que sea imprescindible contar con traductores en Sevilla especializados es la traducción jurídica y es que, en este ámbito, se requiere un gran conocimiento, no solo lingüístico, sino también legal.

Una mala traducción puede determinar el éxito o el fracaso de una transacción comercial. Además, puede arruinar la reputación de una empresa y traer graves consecuencias legales. En la traducción jurídica no hay margen de error: debe ser rigurosa, precisa e imparcial, y exige la máxima exactitud y fidelidad respecto al documento original.

¿QUÉ DOCUMENTOS PUEDEN REQUERIR UNA TRADUCCIÓN JURÍDICA?

La documentación jurídica es aquella «generada en la creación, aplicación, difusión e investigación del derecho». Por otro lado, el documento jurídico se define como «la expresión de esta información jurídica». El contenido de esta información jurídica emplea siempre un lenguaje especial y propio, y tiene una estructura definida acorde con el contenido. En definitiva, este tipo de documentos son redactados generalmente por profesionales del Derecho. Estos son algunos ejemplos:

  • Acuerdos o contratos formalizados entre empresas o particulares

  • Acuerdos de confidencialidad

  • Contratos de trabajo y de reducción de jornada

  • Contratos de compraventa y arrendamiento de inmuebles

  • Nóminas y liquidaciones

  • Contratos con proveedores
  • Escrituras de constitución de sociedades y estatutos sociales

  • Acuerdos sociales y juntas de accionistas
  • Memorias anuales e informes de auditoría

  • Documentación sobre prevención de riesgos laborales

  • Documentación sobre seguridad y salud laboral

  • Documentos de aduanas

  • Documentación bancaria

  • Escrituras públicas y poderes notariales

  • Testamentos y fideicomisos

  • Normativas y legislación extranjera

  • Documentos judiciales y extrajudiciales

  • Demandas, sentencias, recursos y autos judiciales

  • Solicitudes de patente y contratos de licencia de uso de propiedad intelectual

.

¿POR QUÉ LA TRADUCCIÓN JURÍDICA ES TAN COMPLEJA?

Los documentos jurídicos suelen contener una gran cantidad de conceptos jurídicos que, a menudo, pueden entorpecer la comprensión de las intenciones comunicativas del emisor, especialmente a medida que aumenta la longitud de los enunciados. La importancia de transferir dichos conceptos, y no realizar una traducción «palabra por palabra», es fundamental. A esto hay que sumar la longitud de las oraciones características del lenguaje jurídico, que con frecuencia dificultan la traducción.

Generalmente, la traducción jurídica busca que el texto surta efectos legales en otro país, por lo que el traductor debe realizar un ejercicio constante de derecho comparado. No es suficiente con dominar los idiomas de origen y destino, ni una amplia experiencia en traducción. Es imprescindible conocer las dos «culturas jurídicas» que la traducción pone en contacto para no cometer errores.

¿POR QUÉ BETWEEN?

  • Contamos con traductores nativos especializados en derecho. En Between creemos que la traducción jurídica requiere un perfil doble: traductor + abogado, o lo que en el ámbito de la Unión Europea se denomina como «jurista-lingüista». Por esta razón, preferimos trabajar con traductores nativos especializados en traducciones jurídicas que garantizan la máxima calidad y una precisión absoluta. Nuestros traductores jurídicos poseen una sólida formación en los ámbitos del derecho y la traducción. Se apoyan en todo momento en glosarios terminológicos, legislación, fuentes de jurisprudencia y corpus textuales.

  • Ofrecemos unos precios ajustados y transparentes. Nuestra empresa de traducción garantiza seriedad y compromiso a precios asequibles y competitivos. En Between  elaboramos siempre presupuestos personalizados acordes a las peculiaridades de cada proyecto, teniendo en cuenta la extensión, complejidad y urgencia del mismo.

  • Control de calidad asegurado. El factor clave para la realización de una traducción jurídica de calidad es la combinación de los recursos y las competencias traductoras y revisoras. Por este motivo, todas nuestras traducciones pasan por un exhaustivo proceso de revisión llevado a cabo por un segundo jurista-lingüista que será el responsable de comprobar la terminología jurídica, así como la coherencia y comprensión del texto, y de corregir cualquier matiz antes de la entrega final al cliente.

  • Entregas puntuales y confidencialidad estricta. En Between  somos conscientes del rol tan imprescindible que puede llegar a jugar la traducción jurídica en las relaciones tanto entre empresas y particulares (contratos, acuerdos, etc.) como entre el ciudadano y el poder público (denuncias, exhortos, etc.). Por esta razón, cumplimos siempre con los plazos acordados con el cliente y aseguramos la máxima confidencialidad en cada uno de los proyectos.

En los últimos años, numerosos aspectos han hecho que la traducción jurídica aumente considerablemente. El comercio internacional, la movilidad de la población y el turismo masivo son algunos de ellos. Por tanto, hoy, más que nunca, es esencial contar con una empresa de traducción especializada en traducción jurídica como nuestra  agencia de traducción en Sevilla. Un colaborador de confianza. Garantizamos la más alta calidad y profesionalidad dentro de los plazos establecidos y bajo la más estricta confidencialidad.

 

¡Contacta con nosotros, cuéntanos tu proyecto y pide presupuesto sin ningún compromiso!