Traducir una página web es, a priori, algo habitual. Sin embargo, encontrar un trabajo bien hecho es más complicado. Y que, además, sirva  para mejorar el posicionamiento SEO (orgánico), misión casi-imposible. Para ello es necesario contar con una agencia de traducción de páginas web como Between Traducciones.

Medidas poco o nada recomendables

traducir una pagina web

Hace no mucho tiempo, era habitual ver páginas dónde aparecía primero el texto en un párrafo en castellano y, seguidamente, la traducción al inglés. Esto dejó de hacerse porque Google rechazaba el formato. Con lo que era imposible tener algún tipo de posicionamiento ventajoso en el buscador más utilizado.

Otra herramienta que suele emplearse para pasar una página digital a cualquier idioma, es un traductor online. Este error deja al descubierto una falta de interés, de medios y de profesionalidad. Una empresa que se precie no puede permitirse dar esa imagen.

Un traductor en línea comete errores obvios en cuanto a reorganización de las frases (según el orden correcto de sus elementos). Además, no es capaz de adaptar el tono a las circunstancias. No se hablaría de la misma forma en una página de productos para adolescentes que en otra de materiales específicos para la investigación médica en laboratorios.

 

Buenas prácticas

El entramado empresarial que conforman las páginas en Internet es muy similar al de cualquier calle principal de una ciudad; hay comercios de un solo producto, grandes almacenes, tiendas que inspiran confianza y otras que siempre están vacías. Por lo tanto, las consideraciones a tener en cuenta también serían similares, aunque contextualizadas al medio concreto al que se dirigen.

Antes de hablar del contenido de una página web debemos conocer el tipo de producto o servicio que esta ofrece. Así podemos identificar su público objetivo o target. Este primer paso definirá por completo el contenido y orientará conceptos clave como el tono de comunicación con los clientes. Asimismo, marcará el formato, según el objetivo que se pretenda alcanzar con ese público concreto.

De la misma forma, antes de que un empresario o sociedad escoja lo que quiere vender en su comercio, debe definir su estrategia empresarial y el cliente al que se va a dirigir. Es evidente que no es lo mismo abrir un comercio de bisutería que una joyería especializada en diamantes.

Tras concluir ese pequeño estudio, el paso siguiente es conocer las tendencias de búsqueda para ese producto o servicio y segmentarlas por grupos de personas, ya que permite al profesional o empresa conocer las palabras claves a emplear, es decir, sus keywords más útiles. Esos tags serán los que se incluirán en la traducción para SEO, cumpliendo una múltiple función y optimizando el contenido para los buscadores.

¿Por qué Between?

Un buen traductor de una agencia especializada en traducción web, no solo debe realizar una traducción correcta. Debe aportar:

  • Calidad al resultado, garantizando el tono, la veracidad del contenido y su forma.
  • Un buen posicionamiento orgánico, ya que utilizará las palabras adecuadas para conseguir los objetivos del negocio.

Por eso, traducir una página web debe considerarse un proceso meticuloso, exigente y profesional.